Lejía concentrada Asep 100 20 L | 333shop.com
True

Venta de productos ganaderos y del sector cárnico
Product Image

Lejía concentrada Asep 100 20 L

19,95 € 19,95 € 19.95 EUR + IVA

19,95 €

Lejía concentrada Asep 100 20 L

Proquimia

Ref.:

Lejía concentrada para la potabilización de aguas de consumo animal.

Days
Hours
Mins
Secs
2

19,95 € 19,95 € 19.95 EUR + IVA

19,95 €

    Esta combinación no existe.

    Agregar al carrito


    Proquimia


    ¿Por qué comprar en 333shop.com?

    • Productos testados y primeras marcas
    • Somos ganaderos y veterinarios
    • Desde 1998 (+20 años)
    • Asistencia telefónica
    • Pago fácil y seguro

    Precio: 0,99 €/L

    PROPIEDADES FÍSICO-QUÍMICAS:

    • Líquido amarillo de olor a cloro.
    • Densidad a 20ºC: 1,16 ± 0,02 g/cm³.
    • pH al 1%: 10,7 ± 0,5.
    • % cloro: 8,4±1,0% p/p. Aprox. 90-110 g/l de cloro activo a la salida de fábrica.
       

    CARACTERÍSTICAS:

    • Lejía concentrada para desinfección de superficies alimentarias.
    • El hipoclorito sódico en solución acuosa da lugar a un equilibrio de las siguientes especies químicas: cloro (Cl2), ácido hipocloroso (HOCl) e ion hipoclorito (ClO de la solución, varían las proporciones de cada especie. A pH ácidos, predomina el cloro y el ácido hipocloroso (de mayor poder oxidante), mientras que a pH alcalino, el principal componente es el ion hipoclorito (con un menor poder oxidante).
      Cl2 + H2O HClO + HCl
      HClO OCl− + H+
    • Utilizado a pH alcalino, el cloro es más estable y facilita las operaciones de limpieza, pero disminuye su poder desinfectante, por lo que las dosis deberán ser superiores.
    • Amplio espectro bactericida. El cloro es un potente agente químico oxidante, actuando de forma rápida y eficaz como biocida ante todo tipo de microorganismos patógenos. Reacciona directamente con las estructuras celulares, oxidándolas. Reacciona también co inhibiendo la síntesis proteica.
    • Actúa como esporicida a partir de 500 ppm de cloro activo.
    • Altamente efectivo frente al biocapa, penetrando en la capa polisacárida y destruyéndola.
    • Gran poder blanqueante y desodorizante.
    • A mayor temperatura, aumenta la eficacia bactericida.
    • Permite una sencilla dosificación y un fácil control del residual de cloro en la aplicación.
    • Muy económico, gracias a sus bajas dosis de uso.
    • Fácilmente enjuagable y neutralizable, sin dejar residuo alguno, lo que minimiza el riesgo de contaminaciones.
    • Adecuado para procesos de desinfección de agua de consumo humano en plantas de tratamiento, procesos unitarios e instalaciones interiores.
    • Adecuado también para procesos de limpieza y desinfección de instalaciones con riesgo de proliferación de Legionella sujetas al Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, tales como: instalaciones de agua caliente sanitaria, instalaciones de agua fría de consumo humano, instalaciones de refrigeración, etc.
    • Cumple la Reglamentación Técnico-Sanitaria sobre elaboración, circulación y comercio de lejías, RTS de Lejías (RD 3360/1983 y RD 349/1993). Lejía concentrada.
    • Sus componentes cumplen con la norma UNE-EN 901, según se establece en la Orden SSI/304/2013 sobre sustancias destinadas al tratamiento del agua destinada a la producción de agua de consumo humano.
    • Sustancia activa incluida en la Directiva 98/8/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de febrero de 1998 relativa a la comercialización de biocidas (Real Decreto 1054/2002), dentro de Tipo de Producto: PT 5-Desinfectantes para agua potable.
    • Las soluciones de cloro están autorizadas como sanitizantes de superficies y equipos alimentarios por la FDA (CFR Title 21 Part 178), siempre que la solución sanitizante sea debidamente eliminada de la superficie antes de entrar en contacto con alimentos, y que no exceda los 200 mg/l de cloro libre. Si se utilizan mayores concentraciones, las superficies deben ser aclaradas con agua potable después de la sanitización.



    MODO DE EMPLEO:

    El modo de empleo varía en función de la aplicación del producto:

    Desinfección de superficies alimentarias:
    Dosis recomendada:
    Para desinfección de superficies alimentarias, se recomienda trabajar a una concentración de cloro activo entre 100-200 mg/l, diluyendo entre 1,2-2,5 g de ASEP 100 por litro de agua.

    Aplicar la disolución de cloro sobre la superficie a desinfectar, por pulverización o con un paño.
    Dejar actuar durante unos 5-10 minutos y a continuación enjuagar con abundante agua potable, con el fin de eliminar totalmente la disolución de desinfección.

    Para desinfecciones de choque, trabajar a una concentración de cloro de 500 mg/l, diluyendo 6,0 g de ASEP 100 por litro de agua.

    En caso de desinfección de circuitos, trabajar a una concentración de cloro activo entre 200 - 400 mg/l, diluyendo entre 2,5-5,0 g de ASEP 100 por litro de agua. Recircular durante un tiempo de contacto de 10-15 minutos, y a continuación aclarar con abundante agua potable.

    Como blanqueante de superficies, deberá trabajarse a una concentración mínima de 10 g de ASEP 100 por litro de agua.

    Control de la dosificación:
    Para verificar que la concentración de ASEP 100 es la correcta, debe realizarse control analítico del nivel de cloro libre residual. Se recomienda utilizar análisis volumétrico por iodometria (ver METODO DE VALORACIÓN).

    Potabilización de agua:
    En todas aquellas instalaciones donde el agua de consumo humano se desinfecte con cloro y en las que exista un depósito de acumulación (aljibes), debe considerarse que el cloro tiene tendencia a evaporarse progresivamente. Este fenómeno se acentúa al aumentar la temperatura.

    A pesar de que el agua de aporte de la red pública se suministre clorada, es imprescindible realizar un control y una regulación del valor de cloro libre residual y ajustar dicho valor en caso necesario, para poder garantizar la desinfección del agua.

    Asimismo, en un depósito de acumulación, el agua también pierde progresivamente el gas carbónico que lleva disuelto con lo cual el valor del pH se eleva. Si se utiliza cloro/hipoclorito para la desinfección, este dato debe tenerse igualmente en cuenta ya que la eficacia de la desinfección mediante cloro depende del valor del pH del agua.

    La regulación y control del valor de cloro y del pH del agua puede realizarse de varias formas, no obstante, se recomienda utilizar un equipo electrónico que controle dichos valores en el depósito de acumulación y en caso necesario ponga en marcha las bomba dosificadoras que inyecten ASEP 100 y, cuando sea preciso, un ácido hasta conseguir el valor deseado (PROAQUA MINUS). Para conseguir una correcta y homogénea distribución de los productos en el aljibe se aconseja utilizar un circuito de recirculación con bomba (con un caudal de recirculación aproximado entre 1/4 y 1/10 del volumen del depósito en una hora), que mantiene periódicamente el agua en movimiento y en donde se instalan las sondas de control.
    En algunos casos el sistema de control se establece únicamente para la regulación del cloro residual y el pH del agua se analiza periódicamente.

    Dosis recomendada:
    La dosificación de ASEP 100 en los depósitos de acumulación de agua potable será la suficiente para asegurar una concentración de cloro libre residual en los puntos terminales de la instalación (grifos y duchas) superior a 0,2 mg/l e inferior a 1,0 mg/l. Se recomienda ajustar el valor de la concentración mínima de cloro residual en función del pH del agua, según norma UNE 100030.

    Como valor orientativo para establecer la dosificación inicial, considerar que cada 10 ml de ASEP 100 por m³ de agua tratada, permiten conseguir una concentración de cloro residual libre aproximada de 1 mg/l.

    Según ANEXO 1.C del RD 140/03, se establece un valor paramétrico (nivel máximo) de cloro libre residual de 1.0 mg/l y de cloro combinado residual de 2.0 mg/l en el agua de consumo humano de la red distribución. Se trata de límites máximos permitidos para estas sustancias, por encima de los cuales el agua se considerará "no apta" para el consumo.

    Control de la dosificación:
    Para verificar que la dosificación de ASEP 100 es la correcta, debe realizarse control analítico del nivel de cloro libre residual. Se recomienda utilizar análisis colorimétrico mediante método DPD (usando el reactivo DPD1 para la determinación de cloro libre).

    Desinfección de circuitos para la prevención de Legionella:
    Los tratamientos de limpieza y desinfección para la prevención de la legionelosis varían según el tipo de instalación y su probabilidad de proliferación y dispersión de la Legionella. Deberán realizarse de acuerdo a los protocolos establecidos por el Real Decreto 865/2003.

    Durante la realización de los tratamientos de desinfección se han de extremar las precauciones para evitar que se produzcan situaciones de riesgo, tanto entre el personal que realice los tratamientos como todos aquellos ocupantes de las instalaciones a tratar. En general, para los trabajadores, se cumplirán las disposiciones de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y su normativa de desarrollo. El personal deberá haber realizado los cursos autorizados para la realización de operaciones de mantenimiento higiénico-sanitario para la prevención y control de la legionelosis.

    Dosis recomendada:
    Las dosis de ASEP 100 se ajustaran según los niveles de cloro establecidos en los protocolos definidos por el RD 865/2003, según tipo de instalación.

    Control de la dosificación:
    Para verificar que la dosificación de ASEP 100 es la correcta según los protocolos aplicables, debe realizarse control analítico del nivel de cloro libre residual. Se recomienda utilizar análisis colorimétrico mediante método DPD (usando el reactivo DPD1 para la determinación de cloro libre).

    INCOMPATIBILIDADES CON OTROS PRODUCTOS/MATERIALES:
    Los materiales de las instalaciones deben ser capaces de resistir las concentraciones de cloro usadas en los procesos de desinfección. Se evitará usar materiales que favorezcan el crecimiento microbiano y la formación de biocapa en el interior de la instalación.

    El uso prolongado de cloro:

    • acelera los fenómenos de corrosión sobre superficies de aluminio, hierro, hierro galvanizado, níquel, cobre, zinc, y sus aleaciones.
    • aumenta el riesgo de degradación de superficies pintadas o metacrilatos.


    Compatible con:

    • superficies de acero inoxidable (AISI 304 O 316) a las condiciones habituales de trabajo.
    • materiales de PP, PE, PTFE (teflón), PVDF a las condiciones habituales de trabajo.
       

    En caso de duda, testar la compatibilidad del material con el producto antes de un uso prolongado.
    Poco estable al calor y a las radiaciones UV: almacenar en un lugar fresco y apartado de la luz solar.

    MÉTODO DE VALORACIÓN:

    1. Tomar una muestra de 20 ml de la disolución a valorar mediante pipeta aforada y pasarla a un erlenmeyer con tapón.
    2. Añadir 20 cc de IK 10% y 20 cc de ácido sulfúrico 2N. Tapar erlenmeyer y dejar 10 minutos en reacción.
    3. Valorar con Tiosulfato sódico 0,1N hasta que la solución se vuelva incolora, utilizando almidón indicador hacia el final de la valoración. mg/l cloro activo = ml consumidos de tiosulfato sódico 0,1N x 115
    Esta es una vista previa de los productos vistos recientemente por el usuario.
    Una vez que el usuario haya visto al menos un producto, este fragmento será visible.

    Productos vistos recientemente

    To install this Web App in your iPhone/iPad press and then Add to Home Screen.